Corazón de mudanza

¡Hola! Hace una eternidad que no paso por el blog ni a saludar... Pero ¿sabes una cosa? Es que tengo el corazón de mudanza. Bueno, el corazón, la cabeza, ¡y los nervios! >>> ¿Te lo cuento? 😉 ¡Estamos de vuelta!